miércoles, 17 de julio de 2013

Cheng Du y el Buda mas grande del mundo.


Tras 17 horas de tren, ya teníamos ganas de llegar a la famosa ciudad de los osos Panda. También conocida por ser la ciudad mas cercana a la escultura de buda mas grande del mundo, que es en realidad por lo que habíamos ido.

Lo que no sabíamos es que es la quinta ciudad de China en cuanto a numero de habitantes con 10 millones. A mi parecer se la ve una ciudad limpia, moderna y algo mas ordenada que otras ciudades chinas (sin contar el temido trafico).

Me atrevería a decir que va camino de convertirse en la siguiente "Shanghai" por lo consumista (que no comunista) que parece. (Aquí se encuentran las mejores y mas lujosas marcas que os podáis imaginar).

Decidimos pasar 3 noches aquí, capital de la provincia de Sichuan; Pero organizar un viaje de esta escala requiere tiempo para planear nuestros siguientes destinos, por lo que decidimos invertir unas buenas horas esos días para poder hacerlo, por lo que nos quitó tiempo de ver la ciudad. A veces hay que elegir...

Lo que pudimos ver fue, el centro de la ciudad con su enorme plaza con esos aires comunistas, (que no consumistas), presidida por una gran escultura de Mao.


Plaza presidida por la estatua de Mao (a mis espaldas).
El famoso, (y para nosotros), mejor templo este momento, el Wuhou Temple, y sus alrededores de mercadillos callejeros y algún que otro barrio mas, ya que alquilamos unas bicis con las que nos desplazamos y pudimos sumergirnos de cerca en barrios menos turísticos. Muchas veces es mejor estar sentados en un banco, disfrutando y viendo el que hacer diario de los locales, con los que, aun a través de gestos y señas, si se quiere, se puede uno comunicar... Es genial ver como cambian ciertas costumbres o comportamientos de un país a otro.


Con la bici recorriendo la ciudad.
Una de las plazas de Cheng Du en un barrio periferico.

Nuestro siguiente paso, después de pasar tres días en esta gran urbe, era justo lo contrario; Irnos a la montaña, a unos 200 km al sur de Cheng du. Mas concretamente a Emeishan, donde se encuentra la cuarta montaña sagrada budista de China.

Allí cogimos un hostel para 2 días. Un día para dedicarlo a la montaña y otro para ver el buda mas grande del mundo, en su vecina localidad de Leshan.

Siendo una montaña sagrada, os podéis imaginar la peregrinación de gente que había, la gran mayoría chinos, (ah, y una pareja de occidentales), y eso que era temporada baja por lo que había mucha menos gente, para lo que esta previsto; y se agradecía.

Alli se construyo el primer monasterio budista de China en el Siglo I, habiendo en la actualidad, hasta 76 monasterios; Quedando permitida la estancia en cualquiera de ellos por un precio simbolico.

La gente la suele subir en unos 2/3 días, quedándose en los numerosos templos que se encuentran por el camino.

Nosotros, por falta de tiempo, cogimos un bus que te lleva hasta los 2500 m., y el resto andando, aunque mucha gente cogía la opción del telesilla que te lleva directamente hasta la misma cima.

La subida se hizo dura en algunos tramos, pero con tiempo y sudor logramos subir hasta los 3077 m. en menos de dos horas.

Lo que no nos esperábamos era ver una gigantesca escultura budista (Samantabhadra) donde todos los peregrinos daban vueltas al rededor de la misma. Sin duda, si creeis en esta religion y os gustan los monasterios budistas, entonces, este es vuestro lugar.

A destacar sobre todo, el buen rollo que había y que nos mostraba la gente que nos íbamos cruzando... parecía otra "China".


Locales cargando pesadisimos sacos de arena.

Vistas desde la montana.
Escultura a Samantabhadra.
Peregrinos frente a la gran escultura.

Al día siguiente cogimos un bus hasta Leshan, su vecina localidad (mejor no os cuento lo que se tarda en saber como moverse si uno no sabe chino...).

Leshan es un pueblo o ciudad pequeña, por lo que no seria difícil encontrar el buda mas grande del mundo... bueno, pues son al rededor de 6 millones de personas los que viven en este "pueblo"... aquí todo es enorme...

Después de un buen rato adivinando como llegar (aquí hay que echarle paciencia para todo), llegamos hasta la colina donde se encuentra el famoso buda.

Se llega a El por la altura de la oreja y os digo, se ve ENORME. Pero aún más enorme se ve desde abajo. 71 m de estatua hace a cualquiera sentirse como un pequeño insecto. Creo que es algo que merece la pena ver.

Gracias al Canon 10-22 que me prestaron, pude sacar el buda entero.

Tan solo nos quedaba una noche mas en Chen du antes de viajar a mi esperado Hong Kong, la cual aprovechamos para poder cenar con Cynthia, la amiga de Sabri. (A la que mandamos un abrazote desde aquí).

Una persona que lleva 9 meses en esta ciudad nos pudo contar muchas cosas de lo que es vivir en un país como China y de paso conocer otra zona y probar sus platos típicos.

La provincia de Sichuan es famosa por sus platos EXTRA picantes, según nos dijo Cynthia. Después de decirnos las posibilidades que teníamos, escogimos la "menos picante". Barbacoa de pinchos. Algunos pican ya de por si, pero ellos encima lo aderezan con un "puntito" mas antes de llevarlos a la parrilla. (Sabri casi tuvo que rogar para que no le pusieran ni tan si quiera un poquito por mucho que le insistían).

Pero debo decir que aun picando, me gusto. Empezaba a estar acostumbrado después de unos cuantos días comiendo por esta región de China.

Siguiente parada... Hong Kong.


Fotos: Julen Esnal