domingo, 13 de abril de 2014

La Meseta de Atherton (I).


Al día siguiente nos preparamos para subir la Walsh's Pyramid, os podéis imaginar el porqué del nombre de esta montaña; Completa forma triangular... 922 metros en 5 horas exactamente.
Al parecer nos costo mas de lo que nos dijeron en la oficina de turismo de Cairns, especialmente la ultima hora que era muy pendiente, y encima sin apenas agua... Aunque como siempre, el sufrimiento mereció la pena, porque las vistas desde allí eran espectaculares.

Por fin en la cima de la montaña.  El mar al fondo con la ciudad de Cairns a lo lejos.


Pensábamos ver alguna que otra cosa de los alrededores, pero llegamos tan fundidos a la caravana que tras descansar un buen rato, solo nos dio para ponernos en busca de camping para pasar la noche. Con tan buena suerte, que a la altura del pueblo de Babinda, en la llamada meseta de Atherton, dimos con uno... gratis! No sabéis la alegría nos dio, con los precios que pagamos de media cada noche... (unos 28 dolares). Lo único que había que pagar, 2 dolares por la ducha caliente... y no sabéis como están por aquí lo baños... que ya quisiéramos haber visto estos baños en muchos de los hostels por los que estuvimos por Asia...

Se supone que debíamos enchufar la caravana a la red para cargarla, ya que día si y día no, nos recomendaron hacerlo, pero nos arriesgamos porque en este tipo de camping no hay estaciones de red. E hicimos bien porque la batería (y con ello la nevera) aguantó perfectamente.

Al día siguiente queríamos hacer kayak a 6 km del camping, pero ya estaba todo cogido hasta el día siguiente, así que nos fuimos a la oficina de turismo de Babinda para que nos aconsejaran qué ver por estos lares y os digo, hay cientos de cosas por ver en esta zona norte de Queensland. (Lo malo es que la mayoría de actividades hay que pagarlas y son MUY caras).

Y lo mejor de todo es que cada lugar, es mas bonito que el anterior.
Son tan bonitos que nuestra sensación era como ver decorados de película. Simplemente espectaculares.

En uno de los miradores de los boulders.

Agua cristalina y bien fresquita.

Entorno donde nos bañamos.


Primero fuimos a ver los Boulders, a 7 km de Babinda. Para quien conozca la zona extremeña de Jaraíz de la Vera, seria algo parecido aunque de mayor tamaño.
Un río con agua absolutamente cristalina que ha ido erosionando rocas enormes, por su fuerte corriente, por lo que están perfectamente redondeadas. Es por ello por lo que han sido bautizadas como "Boulders".
Son zonas restringidas al baño, a no ser que nos vayamos a otras zonas mas abiertas y sin rocas, donde la corriente es mucho menor. Os aseguro que nunca antes había visto un agua tan cristalina.

La zona esta rodeada por diferentes senderos para hacer a pie, pero que no pudimos hacer por falta de tiempo, rodeados de autentica selva tropical. Con plantas y animales preciosos propios de la zona. Además como en casi todos estos sitios, el lugar esta provisto de barbacoas impolutas, con lo que no tardamos en hacernos unas hamburguesas y seguir ruta.

Nuestra siguiente parada, las Josephine waterfalls. A pocos km de allí. Otro lugar impresionante, rodeado de exuberante vegetación y cánticos de pájaros al estilo cacatúa, para que os hagáis una idea. Al final del camino, se encuentran las diferentes cascadas. De nuevo agua cristalina y apenas gente bañándose.

En las Josephine waterfalls.

Perfecto lugar para darse un refrescante baño apenas sin gente.


De allí, nos fuimos hacia la costa, a tan solo 17 km de donde nos encontrábamos, mas concretamente a Bramston beach, donde vimos atardecer. Otro sitio de postal, para que os voy a engañar.
Una playa enorme, preciosa, y sin gente. Como de película, nuevamente...

Playa virgen de Bramston.


En un momento determinado, intenté fotografiar a una gran ave con largo pico, por lo que nos escondimos detrás de un árbol para poder hacerla mejor. En segundos, nos dimos cuenta que decenas de grandes hormigas verdes, estaban subiendo por nuestras piernas. Cuando nos estábamos sacudiendo, apareció de la nada un hombre que nos empezó hablar de ellas, y a enseñarnos cómo se ... comían. Tras comerse unas cuantas, no pude hacer otra cosa que probarlas. Y os digo, no sabían mal. Primero "morderán" con sus enormes pinzas, y después se come su parte trasera. Yo diría que fue como un sabor a lima limón, parecido al color de su bolsa trasera.

Había un camping justo al lado, pero tras preguntar el precio, decidimos arriesgarnos y seguir sin cargar energía, y volver a nuestro free camping de Babinda, ya que además, al día siguiente, habíamos contratado los kayaks a las 8 de la mañana.

En el camping gratis de Babinda tras un largo día.


Anecdotas durante el dia...

Gran susto cuando se nos desmonto el intermitente.

Unico apaño que pudimos hacer para solucionarlo.

Legalidad ante todo... Como para hacerlo en España...


Fotos: Julen Esnal