lunes, 27 de julio de 2015

La Isla del Sol y el Lago Titicaca. (Bolivia).



Salimos de La Paz hacia la pequeña localidad de Copacabana, a eso de las 8 am con un bus que contratamos desde nuestro mismo hostal (Arthyr Guesshouse), por 35 bolivianos.
No nos llevó mas de 3 horas llegar hasta el estrecho de Tiquina, donde nos tuvimos que bajar del bus para pasar en un pequeño bote hasta la otra parte de la península, desde donde tras una buena carretera de curvas y vistas espectaculares del lago Titicaca, llegamos por fin a Copacabana.


Cruzando el Estrecho de Tiquina.

Vistas espectaculares antes de llegar a Copacabana.

La pequeña ciudad de Copacabana al fondo.



Desde allí, y tras dejar parte de nuestro equipaje en la oficina de la agencia de buses, partimos desde el pequeño puerto de la ciudad en un barquito (hora y media y 20 bolivianos), hasta la Isla del Sol.
Leímos y nos recomendaron varias veces que cuanto menos equipaje lleváramos, mejor, debido a las fuertes pendientes de la isla... e hicimos lo mejor después de sufrirlas...



 A punto de embarcar hacia la Isla del Sol.


Llegamos a la isla mirando a la montaña que sabíamos teníamos que subir. Una enorme pendiente de escaleras.
Aun con poco equipaje nos costo subir la escalinata, pero no por su pendiente, sino por la altura en la que nos encontrábamos, a 3.800 msnm. Cada pocos minutos teníamos que parar porque nuestro corazón se nos salia por la boca de lo fuerte y rápido que latía.

A medio camino vimos a varios locales, cargando agua en bidones, en burros y llamas (no hay otro medio de transporte en la isla), en lo que luego nos enterariamos, era la Fuente del Inca. Pero nosotros debíamos subir mas. Mas arriba de la iglesia del pueblo incluso. Eso si, las vistas que tendríamos después merecerían la subida.



La única manera de poder subir la carga.


Vistas desde nuestro hostel.


El hostal era bastante básico. No solo porque como siempre, escogimos la versión mas barata, sino porque además la dueña nos explico que el agua proviene de un único lugar, la Fuente del Inca, es decir, de mas abajo. Y no hay ningún tipo de canalización desde la fuente, hacia ninguna dirección. Por lo que tras ir al baño, debes coger un cubo, llenarlo de agua de un bidón, y echarlo al water.
En cuanto a la fuente, desde que se descubrió, nadie la ha querido "abrir" por miedo, dicen, a que deje de dar agua. Todavía hoy en día, se sigue sin saber de donde procede.

No serian mas de las 5pm cuando ya estábamos instalados en la isla, y para lo único que salimos, fue para reservar sitio en un barco, el cual nos llevaría a la mañana siguiente, hasta la parte norte de la misma para ver los antecedentes Incas.
A partir de ahí, se puso a llover de tal manera, que nos tuvimos que quedar en el hostel hasta el día siguiente.

Con lo que no contábamos era con el frío que hacia por las noches en la isla.
La dueña nos abrió la parte del nuevo restaurante que están haciendo contiguo a la casa porque nos dijo era algo mas caliente, aun estando sin terminar.
Teníamos unas vistas espectaculares con sus dos ventanales, y pudimos dedicar tiempo a leer o escribir el blog (que pocas veces se tiene), pero el frío nos estaba incomodando cada vez mas, incluso con nuestras toallas puestas por encima.

La mejor parte llego en el tiempo de la cena. Cuando empezamos a entrar en calor con una estupenda sopa y una mejor trucha de segundo. (Que ganas teníamos ya de un buen pescadito). Definitivamente la mejor opción en Bolivia es pedir el menú, porque por unos 3 € tienes dos platos de lo mas caseros y deliciosos.

La noche no la pasamos muy bien que se diga.
Decidimos compartir una de las camas para entrar antes en calor, pero de nuevo la altura nos hizo no disfrutar del sueño, despertandonos cada poco tiempo y teniendo multitud de sueños raros.
A las 6,30am, hora en la que nos pusimos el despertador, estábamos muertos pero preferiamos levantarnos para aprovechar bien el día.
El dueño del barco no dio señales de vida, así que decidimos ir a nuestro aire para conocer la isla... y de paso, ahorrarnos el dinero que costaba, que por otra parte, nos venia muy bien, ya que no trajimos suficiente dinero, (aquí por supuesto ni hay cajeros ni se puede pagar con tarjeta), y tras hacer unos cálculos veíamos que tendríamos que saltarnos alguna comida, si queríamos pagar el barco de vuelta).

Sabíamos que seria una jornada larga de caminata, (unas 7/8 horas nos decían), pero aun así decidimos hacerla.
Al final, con paradas y haciéndolo muy tranquilamente a causa de la altitud (llegando a picos de hasta 4000 msnm) llegamos a tardar 9 horas... y acabando bastante fundidos a causa de las grandes pendientes que existían.
Lo bueno fue que nos recorrimos la isla prácticamente de punta a punta.



Vistas desde la parte más alta.

Camino hacia la zona norte.

Y más vistas espectaculares.

Camino hacia las ruinas Incas. 

Altar Inca donde celebraban los rituales.


Hacia el norte fuimos por el camino de arriba, es decir, por la parte alta de las montañas, disfrutando de unas vistas espectaculares del lago Titicaca, con Bolivia en una parte, y Perú en la de enfrente.
Y para regresar a la parte sur, volvimos por el camino de abajo, es decir, por el que va subiendo parte de la montaña, y bajando a los diferentes pueblos que hay en la costa, con lo que fuimos viendo y conociendo a multitud de locales, haciendo sus quehaceres. Eso si, fue la parte mas dura ya que íbamos subiendo y bajando las montañas durante todo este recorrido.



El tiempo se detiene en la isla.

Pequeñas aldeas en entornos espectaculares.

Locales de recogida.

Trabajando de sol a sol.

Locales que nos hacían compañía.

Los ultimos tramos se llegaban hacer muy duros.


Aun así, recomiendo hacerlo por lo espectacular del paisaje, pudiendo visitar de paso, las ruinas Incas de la parte norte, así como el altar donde hacían sus rituales al Sol (que por cierto, los primeros parece ser, se hacían ofreciendo a sus congéneres humanos).

No hubo mejor manera de acabar el día que con otro buen menú, barato y riquisimo de sopa y trucha, la especialidad de la zona.
Una isla perfecta para quien le guste disfrutar de caminatas y pasar unos días completamente desconectados del mundanal ruido.
Es, como si el tiempo se hubiera detenido en esta isla.


Algunas fotos más sobre la isla:

















Fotos: Julen Esnal
www.julenesnal.com