miércoles, 19 de noviembre de 2014

La Serena y Coquimbo. Un descanso en el viaje.


Tras nuestro breve pero intenso paso por el Cajón del Maipo, decidimos tirar hacia el norte, saltándonos la enorme ciudad de Santiago de Chile. Nuestro objetivo era llegar hasta el Valle del Elqui y para ello debíamos pasar antes por La Serena.

Algo más de dos horas nos llevó desde que salimos del Cajón, hasta que llegamos a la terminal norte de buses de Santiago. (Nos cruzamos literalmente la ciudad).
Allí cogimos el primer bus que salía hacia La Serena, el cual tardó unas 7 horas en llegar a nuestro destino. Unas 10 horas de viaje en total.

Pero aquí los viajes en bus, son otra historia. Nada comparado con Asia y ni siquiera a Europa. Con un chófer y un ayudante/azafato, que se encarga de todo, incluido las maletas, (las cuales etiqueta para dárselas de nuevo al correcto pasajero), baño, buen espacio entre asientos, indicador luminoso con info importante para los pasajeros, limpio... vamos, un lujo que muchos otros países ya quisieran.

La noche anterior reservamos a ultima hora, un bonito hostal en el centro de la ciudad de La Serena, pero cuando llegamos nos dimos cuenta que era mucho mejor de lo que esperábamos.
El hostal "El Árbol" está perfectamente dirigido por Isabel con la inigualable ayuda de Susana y la entrañable Juanita. Las 3 hacen un equipo perfecto en este pequeño pero super acogedor hostal en medio de la ciudad. Siempre recordaremos la extra cómoda e impecable cama que no nos dejaba levantarnos con normalidad. O esos desayunos que nos preparaba Juanita, por no decir de los consejos y charlas que nos pegábamos con Isabel y Susana. Además del ambiente internacional que se respiraba. Creo que podemos hablar del mejor hostal (sino uno de los mejores hostales) en el que hemos estado en todo este viaje.
(Se dice pronto después de casi 6 meses de largo viaje...).
De dos días que reservamos en un principio, lo acabamos alargando a cinco por lo agusto que nos encontrábamos. Solo había que leer el libro de visitas para darse cuenta que no éramos los únicos.


Exteriores del Hostal El Arbol.


Capital de la Región de Coquimbo, La Serena es conocida por su pasado y arquitectura colonial y por ser la segunda ciudad más grande de Chile. Lo malo, la cantidad de basura que llegamos a ver y lo dejada que aparentemente se encuentra la ciudad a nuestro parecer.
Por no hablar de su conocida ciudad vecina Coquimbo, la cual está aun más dejada si cabe que la primera, especialmente en cuanto a suciedad se refiere.
Una pena porque es un pueblo típico de pescadores muy pintoresco.
Es curioso observar a los leones marinos desde tan cerca como ocurre en su famoso puerto, en donde se puede disfrutar de marisco recién cogido o ver a los pescadores haciendo sus faenas... algo cada vez más raro de ver en el mundo por desgracia.






Leones marinos jugando en el mismo puerto.

Puestos de venta en el mismo puerto con marisco fresco.


Ambas ciudades son costeras y cómo no, viven del mar, aunque supongo y espero que en la época de verano se encuentre en mejores condiciones de como lo vimos para disfrutar de sus playas y su costa; Porque en la de La Serena concretamente (en la parte en la que se encuentra el famoso faro, símbolo de la ciudad), incluso está prohibido el baño ... (No me extraña viendo el estado de la playa, con manadas de perros abandonados, coches pasando por la arena y alguna edificación derribada). Una auténtica pena cuando cuenta con enormes playas que de estar limpias serían una delicia. Y eso que como digo es un conocido lugar turístico precisamente por las playas.
(Debo decir que no nos recorrimos más playa viendo el estado en el que estaba. Espero que en otras partes esté mucho mejor).


Playa de La Serena junto al faro.


Uno de los días aproveché para hacerme una escapada y conocer tanto la catedral, como el museo arqueológico, (el cual recomiendo encarecidamente si se quiere saber más sobre los auténticos antepasados de estas tierras antes que llegaran los europeos). Y en donde podréis ver un Moai auténtico de la Isla de Pascua. (Destino por cierto que ya nos hubiera gustado ir pero que incrementaba considerablemente nuestro presupuesto).
Lo bueno fue poder degustar buena comida y relativamente barata en cualquiera de los restaurantes de la ciudad. Un consejo: Pedir siempre el menú de la casa allá donde vayáis.


Catedral de La Serena.

El famoso Moai del Museo arqueológico.


Pero sin duda, una de las mejores cosas que hicimos estando aquí, y que más recomiendo, fue ir a ver la Reserva Natural Pingüino de Humboldt, famosa por su flora y fauna, pero...  eso os lo contaremos en nuestra siguiente post.

Más fotos de las ciudades:


Alrededores de Coquimbo.

Perros en todos lados y en estos estados.

Menos mal que lo avisa el cartel que si no....

Estampa tipica de Coquimbo con sus leones.

Fotos Julen Esnal