lunes, 9 de junio de 2014

Queenstown, Milford Sound y Te Anau


Tras un par de días en Dunedin, ya teníamos ganas de conocer nuestro siguiente destino, Queenstown.
Unas 5 horas tardaría el bus en llegar, pero no se hizo nada pesado ya que los lugares por los que pasaba eran cada vez más y más bonitos. Especialmente desde Clyde donde la carretera sigue el cañón de un río hasta que al final acaba circunvalando uno de los lagos mas grande de la isla sur, el lago Wakatipu, dónde se encuentra la pequeña ciudad de Queenstown.
Con un agua completamente transparente por el agua que baja de las montañas, el lago Wakatipu tiene 80 km de ancho y 400 m. de profundidad, para que os hagáis una idea del tamaño; Y rodeado de grandes montañas, como la sierra de los Remarkables que lo hacen aun mas bonito y espectacular.
Varias de estas grandes montañas están muy cerca de la ciudad y como es obvio, en invierno, es decir, ahora en el mes de Septiembre, están completamente nevadas; Ésta es una de las razones, por las que Queenstown es tan conocida por los amantes a los deportes de invierno.

Nos hospedamos en el Flamers Kiwi, un pequeño hostel con ambiente veiteañero aunque acogedor. No muy caro si se comparte habitación y de esa manera no disparar el presupuesto. No obstante, buena opción para estar más metidos en "ambiente".

Al día siguiente habíamos comprado un par de billetes para Milford Sound. De nuevo con Nakedbus, (para nosotros, la mejor compañía, de autobuses de Nueva Zelanda).
Consistía en: Trayecto hasta Milford Sound, pasando por otro pequeño pueblo, Te Anau, + Ferry por los fiordos y vuelta a Queenstown el mismo día por la tarde  por 107 dolares (cada uno); Pero nosotros decidimos quedarnos una noche en Te Anau y conocerlo algo mejor.
Creo que puedo decir que la carretera de Queestown a Milford Sound, es una de las carreteras mas bonitas por las que he viajado en mi vida, especialmente a las 7 de la mañana. Llena de ríos, lagos, y montañas enormes, de nuevo con la sierra de los Remarkables de fondo.






Milford Sound, es un pequeño pueblo al borde de los fiordos en la localidad de Fiorland. Con este nombre, os podéis hacer una idea cómo es esto por aquí. Como ver el contorno de Noruega sobre el mapa.
Según llegamos allí, cogimos un catamarán (el cual estaba incluido en el precio del bus), que nos hizo un recorrido por todo el fiordo, y en donde pudimos ver la multitud de cascadas que se forman por el deshielo de las cimas de las montañas, (alguna llega a tener mas de 2000 m de desnivel!),  así como la fauna del lugar con sus aves, focas y pingüinos. Aunque desafortunadamente no pudimos ver ninguno de estos últimos ejemplares.


Dentro del barco apenas sin gente.
Proporción entre barco y montaña.


Los fiordos son en definitiva, antiguos glaciares que se fueron deshelando y que fueron formando y perfilando hasta formar lo que actualmente teníamos ante nuestros ojos. Un largo, profundo y estrecho entrante de mar, con montañas de mas de 2000 metros de altura a los lados. Era como ir por Nueva York, con la vista siempre arriba.
Mucho frío es lo que se pasa en la cubierta de ese barco haciendo el recorrido por el fiordo, pero visto lo visto merece y mucho pasar ese frío.



Mucho frio es lo que hacia en la cubierta del barco.


Tal y como comentaba, a la vuelta y tras pasar otro de los puntos míticos del recorrido como es el túnel Homer, nos bajamos en Te Anau ya que queríamos conocerlo un poquito mejor y de paso ver unas famosas cuevas de "gusanos luminosos" (traducción literal de los famosos glowworm caves). Pero en invierno éste pueblo esta prácticamente vacío. Casi todos los comercios permanecen cerrados. (Normal cuando es un pueblo que no pasa de las 2000 personas censadas).
En cuanto a las cuevas, decidimos no hacer la visita, por lo turístico del lugar y en especial, por el elevado precio de la entrada. 75 dolares por cabeza... (!). (Sin comentarios...).
Lo bonito de este pequeño pueblo lo encontramos en su gran entorno, con el lago que lleva su nombre a sus pies, (el más grande de la isla sur y el segundo en tamaño de toda Nueva Zelanda), y las enormes montañas nevadas al fondo.
Un buen paseo por este entorno de paz y tranquilidad, lleno de colores otoñales fue lo que nos dimos para compensar la visita a los gusanos luminosos y sabéis lo que os digo, que bien mereció la pena.


Lago Te Anau

Momentos de Paz...


Lo bueno fue también que encontramos un hostel YHA, cadena de albergues pertenecientes a Hostel International, y que podríamos decir, son los 5 estrellas de los hostels. Y lo mejor de todo es que estaba prácticamente vacío, por lo que en una habitación de 10, acababas compartiendo tan solo con 2 o 3 personas mas. Y son tan espaciosas que apenas te enteras que hay mas gente en la habitación.
Allí conocimos a una pareja de argentinos, Facundo y Eugenia, quienes llevaban un tiempo viviendo en una granja cerca de Chrischurch, y con quienes tuvimos una larga y buena conversación.


Amanecer en Te Anau.

Volviendo a Queenstown.


Al día siguiente, salíamos de nuevo prontito hacia Queenstown por esa preciosa carretera. Y no tardamos mas de 2 horas en llegar, por lo que el resto del día nos dio para visitar más tranquilamente esta pequeña ciudad rodeada de montañas.
Una de ellas (Bob's peak) estaba literalmente, a cinco minutos de nuestro hostel.
Decidimos subirla caminando y ahorrarnos el dinero del telesilla.
Una hora tardamos en llegar hasta casi la cima, por una más que empinada subida. Pero mereció la pena, especialmente cuando ves el espectáculo de vista que hay desde allí con el lago Wakatipu, las montañas y Queenstown a nuestros pies.

Ascenso a la montaña.


Allí me di cuenta por qué se la conoce a esta ciudad como "la capital de la aventura", porque hasta 6 deportes pudimos ver practicando en la montaña al mismo tiempo. Treking, parapente, bunji jumping, bajada en tirolinas, bici de montaña....
(Es increíble el provecho que le han sacado a la montaña). A parte de los deportes que se practican fuera de ella, como deportes de invierno, buceo, etc, etc...


Deportes de aventura en la montaña.

Vistas espectaculares al lago Wakatipu.


Lo que sí probamos, fue una especie de mini karts en lo mas alto de la montaña, en los cuales íbamos bajando hasta el mirador de la misma. Algo muy parecido a lo que probamos bajando la Gran Muralla China, pero esta vez con un par de circuitos de bajada, donde te ibas "picando" con el resto de gente.
Divertidísimo y relativamente barato. (Ahi os dejo el link: Skyline Luge).
En cuanto al resto del pueblo, (porque ahí nos dimos cuenta lo pequeño que era Queenstown), eran todo tiendas para turistas, de deportes de invierno, bares y restaurantes. Eso sí, en un entorno, espectacular.
Así es el lugar con el terreno mas caro de toda Nueva Zelanda. Así es Queenstown.

Más fotos:

The Mirror lake de camino a Milford Sound.

Con la Sierra de los Remarkables del fondo.

En lo alto de la montaña.

Bajando la montaña.

Parte de la ciudad de Queenstown.

Fotos: Julen Esnal