martes, 5 de agosto de 2014

Cabo Reinga; Extremo norte de NZ. Combo Tour (I)


Uno de los lugares que nos aconsejaron encarecidamente ver por la zona de Paihia era Cape Reinga, en la punta mas al norte de Nueva Zelanda, a unas dos horas de allí.
Vimos diversas posibilidades para que fuera lo mas económico posible yendo más a nuestra bola.... pero en esta ocasión no compensaba de ninguna de las maneras más que haciéndolo en una excursión a través del hostel en el cual nos hospedábamos y donde ofrecían un "Combo Tour" para poder hacerlo.
Consistía en dos días de excursión. Un día yendo en bus hasta Cape Reinga + visita a uno de los bosques milenarios de la zona. Y al día siguiente en barco hasta Russell + avistamiento de delfines.
Todo ello por 175 $NZ cada uno. Que no estaba mal después de calcular todo por separado. (A veces uno tiene que rendirse ante ciertos "paquetes turísticos").

La salida el primer día la hicimos prontito (como debe ser), a las 7,30 am. recogiéndonos en un "camion-bus" a pocos metros del hostel.
Es un recorrido de menos de 3 horas pasando por preciosos lugares llenos de vivos colores. (Aquí sí se veía el agua del mar mas limpia con diversos tonos de azul).

Hicimos una pequeña parada a mitad de camino en un lugar llamado "Ancient Kauri Kingdomuna", una tienda-café con multitud de suvenirs y... una "gran" sorpresa en su interior. Nunca mejor dicho, porque allí se exhibía una parte de uno de los árboles mas grandes y el más antiguo del mundo según dicen, (140 toneladas y 50.000 años de antigüedad), encontrado por casualidad, enterrado a unos metros de profundidad lo que hizo que se conservara tan bien.
Es tan grande que incluso llegaron a construir una escalera en lo que seria el ancho de su tronco.
Se trata de una especie local en peligro de extinción, que llega a rivalizar con la secuoya americana en cuanto a tamaño. Es el llamado Kauri.


Aspecto de la escalera dentro del árbol vista desde ambos pisos.


El siguiente punto importante del recorrido seria la famosa "90 miles beach", una enorme playa que no mide realmente 90 millas pero que es sin duda la más larga que he visto en mi vida.
88 km de longitud es lo que realmente mide, llegando a estar permitido circular en coche, siendo otra alternativa para llegar hasta la punta norte de la isla y evitar así la carretera.
Hasta existen señales de limite de velocidad advirtiendo no circular a mas de 100 km/h.




Un recorrido que llega a ser monótono siendo de dunas a un lado y el mar al otro, pero que aun así te puedes llegar a encontrar a gente caminando mochila a cuestas... como las 2 chicas que nos encontramos.
Debe ser mentalmente agotador andar tantos kilómetros con el mismo paisaje sin nada alrededor, cargados y pegando un fuerte sol... Y hasta peligroso me atrevería a decir... Hasta nuestro conductor se paró al lado de ellas para ofrecerlas subir al bus... pero este par de chicas querían terminarlo a su ritmo... Ole sus... lo que sea...

Antes de llegar al final de la playa, nos metimos por la desembocadura del río Te Paki (ahora entiendo eso de llevar un camión-bus) para volver al interior.
Allí hicimos otra breve parada para quienes quisieran, subir una pendiente duna y hacer un poquito de sandboard. Por cierto, tan divertido que me tire tres veces...

Y tras un corto recorrido por una carretera llena de curvas bordeando colinas de verde exuberante, llegamos por fin a Cape Reinga. Nombre traducido al castellano como "Lugar de despegue de los espíritus" ya que según creencias maories, era desde aquí desde donde las almas de los espíritus descendían al inframundo.
Es el cabo más al norte de la isla y donde se juntan las aguas del Mar de Tasmania y el Océano Pacifico,
creando por tanto una zona de aguas turbulentas justo en frente a la costa. Hecho que hacia interpretar a los maories como el contacto entre los mares de Rehua y Whitirea, siendo uno hombre y el otro mujer.
Un lugar por tanto sagrado para la cultura maori, y mágico sin duda para cualquiera que de un vistazo de 360 grados.


Tiempo para meditar  y darnos cuenta dónde estábamos.


Tras este chute espiritual nos pusimos camino a nuestro siguiente destino, el bosque de Puketi Kauri, para hacer un breve paseo por Manginangina Kauri Walk y caminar por entre los pocos enormes árboles Kauri que sobreviven en esta zona ya que queda tan solo un 3% de los árboles que había por estas tierras y que cómo no, el hombre blanco decidió exterminar en sus comienzos de colonización de estos territorios.


Intentando abarcar uno de los míticos arboles.


En total 11 horas de excursión que no se hicieron nada pesadas después de haber sentido y visto todo lo que vimos.
Y al día siguiente continuaríamos nuestro ruta por Bay of Island y el pueblecito de Russell.


Más fotos sobre la jornada:


Así es como se vería desde España... 

El punto más al norte de NZ.

Dando un paseo por el bosque de Kauris.
Fotos: Julen Esnal
Foto de portada: Sabri frente al choque entre los dos mares.
Continua en Combo Tour (II)