viernes, 12 de diciembre de 2014

San Pedro de Atacama y el desierto más árido del mundo. (I)


Un largo recorrido es lo que teníamos por delante para desplazarnos desde el Valle del Elqui hasta San Pedro de Atacama.

Primero dos horas y media en micro hasta La Serena. Allí cogimos el mejor bus que nos venía para poder estar en San Pedro al día siguiente por la mañana, (y así evitarnos una noche de hostal), por lo que cogimos el bus, (semi-cama), que salia a las 18,00 y llegaba a las 09,00 am a Calama. 15 horas de viaje con un bonito paisaje, el Pacifico a la izquierda y el desierto a la derecha. (Y con buena cantidad de basura por cierto, a los lados de la carretera. Como siempre, el maldito plástico).

En Calama pensábamos alquilar un coche para ahorrarnos el precio de las excursiones que se ofrecen en San Pedro; y de paso, hacerlo a nuestra manera; Pero la falta de coches disponibles, (tenía que ser 4x4 sí o sí con un gran incremento en el precio), hizo que tuviéramos que ir en taxi-furgoneta hasta nuestro destino final. Otras 2 horas más.
Tiempo total de viaje: 20 horas.
Aun así, no estuvo tan mal.

Aspecto del desierto segun vamos llegando.


El mismo día que llegamos, aprovechamos e hicimos nuestra primera excursión al Valle de la Luna. La cual incluía además, el Valle de la muerte, con unas crestas de hasta 500 m de elevación (y nombrado así por la cantidad de indígenas que murieron aquí), la cueva de sal y la puesta de sol en lo alto de una montaña en el mismo Valle de la luna. (Desde donde decían, podríamos ver un bonito cambio de colores en el cielo.... Aunque si digo la verdad, aunque fue bonito, mejores los vimos en Jordania o Australia...).
Aun así, espectaculares paisajes que parecían (de nuevo) fuera de este planeta.

Buena proporción la que se ve ante las personas.

Actividad típica en la zona.

Cual auténticos exploradores. Gracias Julio! :)

Toneladas de sal formando la cueva.

La única manera de pasar por ciertos sitios.

Buen lugar para la puesta de sol.

Con el llamado anfiteatro al fondo.

Preciosos paisajes lo que se divisan desde cualquier punto.


Al día siguiente nos tuvimos que levantar a las 3,30 de la mañana para ir a otra excursión que contratamos directamente con nuestro hostal; Afortunadamente son grupos pequeños, que es lo que buscábamos.
En esta ocasión decidimos conocer Los géiseres de Tatio, a unos 80 km de San Pedro.
Como podéis imaginar, nos cruzamos parte del desierto con las únicas luces de la furgoneta y la espléndida luna que allí se mostraba.
Llegamos al lugar a eso de las 5,30 am con una temperatura de 8 grados bajo cero (!) y una altitud de 4320 metros por encima del nivel del mar.
Precisamente se escoge esta hora para ver más activos los géiseres por el cambio de temperatura que produce el agua hirviendo que sale de la tierra, con los grados bajo cero que hay en el exterior. Y os digo, es espectacular ver el paisaje de esa manera. Tras un gélido paseo entre los géiseres, teníamos preparado un desayuno al más puro estilo chileno, perfecto para continuar viaje. No sin antes pegarse un baño en una de las termas colindantes.


La gente se ve minuscula en estos enormes paisajes.

Increible lo que la Tierra nos depara en muchas ocasiones.

Aspecto de los geisers.

Merece la pena pasar tanto frio sólo por ver este paisaje.

Baño en las termas. Mucha gente para mi gusto.


Siguiente parada, la pequeña aldea de Machuca, con no más de 20 casas, a 4000 msnm. Buen momento para probar la sopaipillas o la carne de vicuña, algo muy tipico de su gastronomía.
De alguna manera nos hicimos coleguillas del conductor (el cual fue el mismo que el día anterior), y nos ofreció sentarnos a su lado en la furgoneta, con lo que, no sólo fuimos viendo mejor el paisaje, sino que charlando con él, pudimos aprender un montón de cosas más sobre la cultura local y nacional. Gran tipo Ivan.

Afortunadamente no acusamos demasiado el famoso "mal de altura", sintiendo tan solo algo de pesadez corporal, un leve desorden en el estomago o dificultad al respirar después de llevar un rato caminando. Pero nada mas malo de lo que nos esperábamos, después de haber "infringido" uno de los consejos que nos dieron al contratar la excursión: "comer algo liviano la noche anterior".
La excusa que tenemos fue, que probamos el mejor restaurante de San Pedro (En cuanto a precio/calidad), según nos dijeron; Y fueron muchos.
Y tal y como nos comentaron, nos encantó.
Buen servicio, buena y abundante comida de menú, amenizado con musica folclore en directo. Justo lo que queríamos.

El resto del día lo dedicamos a descansar y planear nuestros siguientes días, puesto que en un par más, pretendíamos cruzar la frontera hacia Bolivia, dejando atrás este maravilloso país, pero el cual nos había hecho gastarnos mas presupuesto del que pensábamos. (Aunque también es verdad que nos quedamos cerca de una semana mas de lo que habíamos planeado.



Más fotos del Desierto de Atacama.


En medio del Valle de la Luna.

Retrato de Sabri en el Valle de la Luna.

Saliendo el sol en los geisers.

En medio de la nada....

La primera vez que veíamos vicuñas.

Y la primera vez en el viaje que veíamos flamencos.

La pequeña aldea de Machuca a 4000 msnm.

Enormes cactus los que te encuentras en el recorrido.

Algunos se atreven hacer kms a pleno sol en estas alturas.


Fotos Julen Esnal

Unos cuantos videos para verlo mejor: